martes, marzo 21, 2006

Capítulo 40: Negociación

Desde que había entrado la mujer en la habitación la tension podría haberse cortado. Edrik se encontraba sentado en el lugar del capitán como de costumbre, mientras que Garius se econtraba de pie a su derecha y Jobbes observava nervioso a la mujer desde la izquierda. Jobbes hacía las veces de navegante y hombre de confianza de Edrik aunque era bueno en su puesto, la presión podía hacer mella en el.
-- Se clara mujer, no tenemos tiempo para perspicacias. --dijo Edrik y su voz sono segura, tal vez porque aquello tenía algo de amenaza en vez de petición.
-- Me parece bien pirata.- puntualizo ella mientras sus ojos, sonrisa y el broche que llevaba en el pelo brillaban conjuntamente. -- Tenemos intereses comunes y os proveere de información que os hara salir de la penosa situación en que os encontrais.
-- ¿Que tipo de información es esa?
-- Conozco el remedio de la enfermedad que esta diezmando sus filas y se donde aparecera una nueva isla dentro de dos dias.
-- ¿Una isla?, me estas diciendo que va a aparecer una nueva isla de la nada. -- la voz de Edrik iba perdiendo la seguridad para volverse burlona. -- Parece que degollarte va ser un castigo demasiado suave por burlate de nosotros.
-- Para nosotros los "lobos" no es algo imposible.

Fue como si un rayo hubiera caido en la habitación en aquel momento, los piratas se sintierón si cabe mas intimidados que antes. Edrik entonces pensó que si la mujer trabajaba para los lobos bien podía ser cierto lo que proponía y su mente comenzo a dar rienda suelta a la estrategia. Gracias a la supuesta isla podrían ogrecer una buena resistencia. Si el tiempo acompañaba podian llevar a las naves encallar, podían atrincherarse dentro en la isla o (y esta opción era la que más agradaba a Edrik) podrían descargar unos cuantos hombre en la playa sin ser visto y con unos cuantos cañones para que sorprendieran al enemigo por la espalda, para despues arremetar con la Rapsodia. Habían pasada de la segura perdición a una más que posible victoria.
-- Como se que no mientes.
-- ¿Un pirata pidiendo honestidad de alguien? --pregunto la mujer mientras no podía aguantar las carcajadas.
-- ¿Y en cuanto a la enfermedad?
-- A eso puedo responderte, la enfermedad que os esta matando se trata de un hongo parasito que se alimenta de la carne de sus victimas, con el tratamiento adecuado podrías curar a tus hombre en apenas unas horas. Aunque la recuperación sera más rapido.
Edrik miró a Garius, al cual le costaba controlar la compostura. No había consa que odirara más el médico que mirar como un hombre moría sin poder hacer nada, hubiera vendido su alma al diablo por el remedio.
-- ¿Cuales son tus condiciones? -- pregunto el tercero al mando y en su voz se notaba que había sido derrotado.
-- Dado que tambien me interesa acabar con los barcos que os persiguen, hecho que te dara una fama sin creces en este barco y que hara más facil que me otorgues el resto de mi petición. Quiero la vida del capitán.
De los tres piratas el más joven perdio la compostura y saco su espada, pero Edrik lo sostuvo antes de que pudiera arremeter. La cabeza del pirata esta llena de contradicciones en ese momento, hace dos dias no hubiera dudado en actuar como el joven, pero ahora estaban con la espada contra la pared. Vender al capitan era el crimen más grande que podia cometer un marinero, nada bueno podría salir de todo aquello, tal vez no tuvieran otra oportunidad de salir vivos de aquella.
-- Acepto la condiciones, te entregaremos al capitan.
-- Muy bien pirata. -- dijo la mujer y su expresión se retorcia de felicidad.

2 Comments:

Blogger Amarth said...

Weno al fin, no conseguia encontrar nada que me convenciera para continuar , pero esta idea me ha encantado haber que os parece.

Siento el retraso XDDD

6:07 p. m.  
Blogger Kyanon Súlendil said...

Hey! La trama sigue sin perder ni un ápice de interés y acción.

Iba a escribir hoy (Miercoles) pero al final no he podido (es lo que tiene perder la cartera y el bonobus, que al final he encontrado). Mañana como sea escribiré. Ya lo tengo pensado, me encargo de Tim & Co.

11:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home